Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

sábado, 15 de febrero de 2014

Sobre las "Bases Simbólicas" ( 3,4,7,9,12....) . A Michel Katzeff (q.e.p.d.)...





Aprovecho la ocasión para dar las gracias a Michel Katzeff ( q.e.p.d.) - uno de los grandes introductores de la Gestalt en Europa en los setentas, junto con Hilarion Petholz en Alemania y Serge Ginger y  Jean Marie Robine en Francia - quien tuvo la generosidad de introducirme en eso que él llamaba "Las Bases Simbólicas", como una especie de estructura matemática y/o rítmica que subyaciera a muchos de los contenidos humanos y que, tal como comento en el video, tiene a Pitágoras y su Escuela como gran precursor.



"Era seguramente el verano de 1987. O quizás el del 86 o el del 88. No lo recuerdo con exactitud. Un junio no demasiado caluroso en algún lugar de Bélgica. Yo estaba impartiendo un curso intensivo de cinco días para los alumnos de Multiversité, en una especie de castillo cerca de Bruselas adaptado para la realización de actividades grupales. Un verano continental, fresquito y agradable, sobre todo para alguien del sur como quien escribe.

Multiversité, fundada y dirigida por Michel Katzeff, fue una de las primeras escuelas que impartió formación gestáltica en Europa, a mediados de los años setenta, dirigida por el prestigioso equipo del Instituto de Gestalt de Cleveland (USA), de cuyo staff era miembro Michel.

Juntos solíamos dar largos paseos hasta el pueblecito cercano, aprovechando las pausas del curso o mientras los alumnos trabajaban sobre las propuestas que les íbamos haciendo. La verdad es que aquellas caminatas eran una gozada.

Charlábamos sobre la vida y sobre la muerte, sobre Dios, sobre los símbolos, sobre las correspondencias numéricas y cabalísticas, sobre las nubes... 

Bromeábamos, nos contábamos la vida y los proyectos que uno y otro teníamos para el futuro. Él hacía sus glosolalias, sus juegos fonéticos tan cargados de sentido. Yo me sorprendía continuamente de cómo demonios se lo montaría para caminar siempre... con el centro de gravedad corporal ¡tan bajo!. Nunca llegué a aprenderlo por mucho que me esforcé."

en "Veinticinco años de Gestalt: Memorias de un gestaltista precoz". Ediciones La Llave. Pág. 110